Henry Spencer , internacionales , periodismo Miércoles, 20 mayo 2015

Gracias, Dave

David Letterman, el hombre que ya es parte de la historia de la televisión. Foto: http://variety.com/

David Letterman, el hombre que ya es parte de la historia de la televisión. Foto: http://variety.com/

Hoy miércoles -en unas horitas, nomás, a las 11:35 de la noche- David Letterman se despide de la televisión luego de 33 años de exitosísima y, sobre todo, muy creativa carrera en el formato late night.

Aunque siempre lo aluciné, es en los dos últimos años donde realmente lo conocí.

En los dos últimos años y medio he visto, religiosamente, de manera milimétrica, casi todos los episodios completos de “The Late Show with David Letterman” emitidos por CBS durante el 2013, 2014 y 2015.

Las personas que me conocen no me dejarán mentir. He dejado de contestar el teléfono (y otras veces contestado con cariñosa voz de “me estás interrumpiendo”) por ver a Letterman. He dejado de asistir a eventos sociales, reuniones o fiestas por ver a Letterman. Inclusive Leo, camarógrafo de #LaHabitacion007, ha caído a mi casa en momentos random del día y más de una vez, preocupado, creo, me ha preguntado “¿Qué haces todo el día encerrado aquí?” (la respuesta ya la conocen).

Pero mi relación con David Letterman comenzó, de manera mágica, mucho antes, hace 7 años. Caminaba por Nueva York -y esta es una historia clásica en La Gran Manzana- cuando me crucé con una caja de cartón con un cartelito de “Take me home” (“Llévame a casa”) repleta de cintas VHS.

Como soy un curioso, y cachivachero, seguro, me adentré en tremendo mundo de sorpresas (porque en esas cajitas mágicas con las que te topas en el camino, siempre encontrarás cosas que te sorprenderán o, al menos, te harán sonreír). Debajo de un montón de cintas de VHS de películas que ya tenía en DVD o ya había visto y no quería volver a ver, encontré 7 cintas de “The Late Show with David Letterman”.

Pero no eran 7 cintas de un broder equis. Eran 7 cintas grabadas por un fanático, un fanático coleccionista, que había registrado, de la tele, decenas de episodios completos (estoy seguro que sobrepasan los 100) emitidos entre los años 1994 y 1997.

Y no solo eso, el broder que las grabó -fanático, de todas maneras- se tomó el trabajo de rotular el contenido de cada cinta (o sea, hacer una listita consignando fecha del show e invitados) y hacerle una portada a cada cassette con recortes de imágenes de Letterman tomadas de diarios y revistas de la época.Yo siento, aunque esto suene recooontra romántico, que esas cintas eran para mí.

Cuando apareció en tele, todos supieron que algo iba a cambiar. Foto: sfexaminer.com

Cuando apareció en tele, todos supieron que algo iba a cambiar. Foto: sfexaminer.com

Nunca está de más contar, aunque sea ya historia recontra conocida, cómo David Letterman revolucionó el formato del late night show tradicional, acostumbrado solo a conversas y a tonterías chiquis.

A inicios de los 80, Letterman recibió el somnoliento espacio horario de las 12:30 de la medianoche en NBC -tardazo para esa época, pezweon! luego del The Tonight Show de Johnny Carson- y lo convirtió en un campo de innovación, riesgo y pastrulada pura, con un humor absurdo nunca antes visto en televisión (ese programa se llamó “Late night”, y luego lo tuvieron Conan O´Brien y Jimmy Fallon).

Nunca está de más contar, aunque también sea historia recontra conocida, cómo Conan, Jimmy Fallon, Jimmy Kimmel y toda esa gran lista de nombres que ahora brillan en el formato late night no existirían sin el gran Dave. Así de claro y jodido.

Kimmel, que conduce “Jimmy Kimmel Live” por la cadena ABC, ha contado más de una vez -y en un homenaje a Letterman en el Kennedy Center- que su nivel de fanatismo adolescente lo llevó a tener su primer auto con una placa que decía “Late Night” (como el primer programa de Letterman), que a los 16 años su madre le preparó una torta cumpleañera, también, con el logo de “Late Night” y que, como muchas otras personas de esa época, interrumpían las fiestas de los viernes por la noche para ver a Dave, o mejor, hacían “viewing parties”, o sea, se reunían con chelas en casa solo para ver los especiales de “Late Night” los viernes por la noche, donde la pastrulada era aun mayor.

Con la salida de Letterman de la tele, una era maravillosa del formato late night termina para darle paso a las nuevas generaciones que ya la están haciendo: James Corden tiene “The Late Late Show” en CBS, Seth Meyers tiene “Late night” en NBC (luego de “The Tonight Show Starring Jimmy Fallon”) y en agosto, Stephen Colbert (famoso por “The Colbert Report”) se hará cargo de “The Late Show”, que hasta hoy miércoles 20 de mayo del 2015 está a manos del mejor, el más inteligente, el más creativo, el más pastrulo de todos. Ese tío de 68 años que se va a casa a descansar sabiendo que recontra hizo su tarea.

Gracias, Dave.

Secured By miniOrange